669676665 gmolino@gmail.com

He encontrado este artículo en Slashdot, sobre una demostración que realizó el FBI, accediendo a una red inalámbrica con encriptación WEP de 128.

El “ataque” duró tan sólo 3 minutos, al cabo de los cuales habían conseguido su objetivo, entrar dentro.

Esto es otro ejemplo más de que la tecnología inalámbrica debe continuar creciendo en lo referente a la seguridad. Está muy claro que alguien que se lo proponga puede entrar en una red de estas características, aunque también cabe destacar que la encriptación WEP no es, ni de lejos, una seguridad de nivel alto (más bien todo lo contrario).

El uso de WPA, WPA2, y otros sistemas de seguridad, permiten dotar a una conexión WIFI, de altos niveles de seguridad.