669676665 gmolino@gmail.com

Como en los chistes, una buena y otra mala. Las dos recogidas en 20minutos.

La buena noticia para Google es que sus creadores, Sergey Brin y Larry Page, se encuentran nominados para los premios Príncipes de Asturias, en la categoría de Ciencias Sociales. La verdad es que tienen el suficiente mérito social como para estar nominados, pero ya veremos si consiguen ganar, ya que se enfrentan a otras 31 candidaturas.

La mala noticia es para los usuarios de Google. Como todos los grandes de internet y las telecomunicaciones, Google registra el uso de sus servicios: un qué, quién, cuándo y cómo de lo que hacen los usuarios. Ya comentamos que en la UE quieren ampliar este registro. Pero es que resulta que Google, al contrario que el resto de las compañías, y de lo que pretende la UE, esos datos no se borran NUNCA.

Según ellos, esos datos sirven para mejorar el servicio, y alegan que cumplen con la ley y que “el impacto en la privacidad es mínimo”, ya que no se comparte con terceras empresas y que hasta sus propios empleados requieren una aprobación ejecutiva para acceder a ellos. Según “el resto del mundo”, es un peligro contra la privacidad, ya que se podrían hacer búsquedas con palabras clave en esos datos y obtener información privilegiada.

El problema es el de siempre: ¿quién vigila al vigilante? Y siendo una empresa privada, eso es todavía más peligroso…