669676665 gmolino@gmail.com

espias
Estamos leyendo estos dias que el Gobierno va a proponer la posibilidad de que las compañias telefónicas guarden durante meses los datos confidenciales de sus clientes.

El motivo final es loable, perseguir el terrorismo, pero ¿a que precio?

¿se puede controlar a todos los ciudadanos por el mero hecho de lograr ese fin? ¿somos todos sospechosos mientras no se demuestre lo contrario? ¿no es mejor hacer investigaciones previas y controlar solo a los sospechosos? ¿no se podrán usar determinadas palabras en las comunicaciones bajo el consiguiente riesgo de ser tachado de peligroso?

¿Nos estamos volviendo locos? ¿no están ya ganando los terroristas al influir y modificar nuestra forma de vida?
Demasiadas preguntas para un lunes por la mañana.