669676665 gmolino@gmail.com


Si hace unas semanas comentábamos aqui que Francia prohibía usar Skype en sus centros de investigación, hoy me entero por Mariano, que Francia lanza una ley antiterrorista que refuerza el control de las comunicaciones e Internet.

Entre las medidas a tomar están la que obliga a los cibercafés de Internet a conservar los datos de conexión de las comunicaciones (quién ha llamado a quien, desde dónde y durante cuánto tiempo, pero no el contenido) y entregárselos a la policía.

La razón principal es la seguridad y el miedo a sufrir atentados como los de Londres.

Naturalmente las Asociaciones de Derechos humanos se han echado encima de estas medidas.
Mas info