669676665 gmolino@gmail.com

Artículo de Mariano Gistaín, en el Periódico de Aragón de hoy 3/6/06:

Ya no hay que ir a los sitios para enterarse de lo que pasa. Al menos a algunos sitios. La conferencia de Manuel Castells la han resumido e iluminado muy bien en varios blogs o páginas personales. Por ejemplo: bambino.blogia.com y tochismochis.blogspot.com. Los nombres de las bitácoras son curiosos, pero detrás hay ingenieros, abogados, filólogas… Y también niños y jubilados (unjubilado.info). Cuando algunos de estos bitacoreros pusieron nombre a lo que iba a ser su blog, quizá no pensaron que en uno o dos años iban a tener un medio de comunicación, una pequeña –a veces grande– comunidad transfronteriza, y hasta ofertas para insertar anuncios: publicidad. Castells también habló de este fenómeno, tal como reflejan las crónicas profesionales y amateurs, aunque las fronteras empiezan a desdibujarse. Claro que los bloggers no cubren cualquier acto, ha de ser algo digno del momento, del mundo en trance de conexión. Va a empezar en Zaragoza el I Congreso Iberoamericano de Bitácoras y Derecho (bitacorasyderecho.com), una cosa discreta, pero mundial, que se podrá seguir desde casa, se podrán guardar las ponencias, estarán ahí. En trance de conexión, pero en pañales. Bambino titula su entrada previa a la charla con esta afirmación: “El palacio de congresos de Ibercaja en Zaragoza está obsoleto”, lo que es evidente. Y añade que bastaría con que instalaran conexión inalámbrica –wifi– para poder conectarse y escribir –postear– en directo. Sí, el mundo está cambiando, pero las instituciones no acaban de enterarse. Los jefes, en general, no saben manejar el SMS, ni el email. Esa brecha digital que también habló el profesor Castells –más generacional que otra cosa–, está haciendo estragos en el atraso de España porque antes un directivo o político con cargo sabía hablar por teléfono aunque no estuviera la secretaria, y ahora no entiende nada, es un analfabeto digital, o sea, integral. Si no, habría wifi en todos los salones de congresos y sesiones, que el básico vale dos mil duros. Entonces, escuchar a Manuel Castells sin wifi es un clímax de contradicciones. También habló el profesor de que los barrios hay que singularizarlos, aunque sea con una escultura barata. Y poner plazas habitables, usables. Y que las instituciones han de ser transparentes. JAJAJA. En fin. menos logotipos y menos moñacos hinchables, y más cariño práctico.

Se puede decir mas alto, pero no mas claro. Tiene mas razón que un santo este Mariano, no hay conciencia tecnológica en las instituciones, o al menos así lo demuestran. Estamos en la generación instantánea. Hay medios para poder estar “conectado” en todo momento, en cualquier lugar. Una conferencia como la de Castells, debería poder ser seguida por muchísima gente. Gente que no se ha podido desplazar al evento por muchas razones. ¿Porque privarles?. Y hoy, ¿donde está Castells?, ¿Puedo seguir sus conferencias?, ¿y Saskia Sassen?. ¿Podría contratar el Comité de Expertos de Zaragoza un consultor/asesor/técnico/chapuzas que proporcionase de estos avances a citas como la del pasado jueves?.

La no-conciencia tecnológica nos está retrasando mucho, y en esta ciudad se van a celebrar en unos meses unos actos que nos pondrán en la boca de mucha gente. Habrá que demostrar que estamos a la altura, no?.

Los que siguen esta bitácora-blog, recordarán que hace unos meses lanzamos una promoción para instalar wifi gratis en Zaragoza. La volvimos a repetir este año Se admiten apuestas sobre el número de peticiones recibidas en un año. Les daré una pista: les sobran con los dedos de la mano.
Por cierto, la promoción sigue vigente.