669676665 gmolino@gmail.com

De un tiempo a esta parte oigo demasiado eso del ego del blogger. Parece que somos una especie distinta de personas, que solamente tenemos como característica común que nos gusta decir lo buenos que somos, o cuanta gente nos lee. Y lo digo sobretodo por el artículo que acabo de leer de Pilar Trucios, redactora jefe de Expansión, gracias a una referencia en Presión Blogosférica.

Las frases que dice esta señora no tienen desperdicio:
La mayoría de los cuales (de los bloggers) no parecen tener abuela, a juzgar por los piropos que ellos mismos se lanzan. Me ruborizo cuando leo frases como “lo que han dicho otros de mí: culto, gurú, orador donde los haya, hombre erudito, experto como ninguno…”

Me pregunto también para qué servirá tanto web personalizado y tanto blog de personal branding si los negocios se hacen ahora como antaño: Pepe conoce a Manolo que le presenta a Antonio, con el que por casualidad se encontró hace unas semanas en el puente aéreo Madrid-Barcelona.

¿Y esto último que tiene que ver con los blogs?. Primero porque me parece que su versión del negocio está, no diría que desfasada, pues es cierto que muchos negocios se hacen asi, pero si mal informada si piensa que TODOS los negocios se limitan a la relación directa y visual entre personas. Pero imagino que esto debe saberlo por el cargo que ocupa.
Y en segundo lugar si está contando su versión de los blogs comerciales que ha encontrado, no se cuales habrá visitado, pero yo no me he encontrado ninguno como ella dice.

En cualquier caso, lo que quería comentar es que parece que lo del ego sea terreno solo de los que nos dedicamos a escribir en estos medios. Es decir que todo lo que sean estudios de oyentes, encuestas de periódicos leídos, o indices de audiencia no afectan a los que están detrás de los datos. Curioso cuando menos.