669676665 gmolino@gmail.com

A mediados de Noviembre de 2008 empecé a impartir un curso del INAEM, que bajo la denominación de “ANALISTA PROGRAMADOR”, y durante 415 horas pretendía ser un curso mas en el que tocar temas relacionados con Internet. Al menos en mi parte.

Ahora está a punto de acabar y me apetece reflexionar sobre él.
Ha sido MUCHO MAS QUE UN CURSO. Dicho asi, hasta me quedo corto. No creo que se pudo hacer una mejor selección de alumnos/as, ha venido lo mejor de cada casa, estoy seguro.
En otros cursos, recuerdo que he llegado a conocer a gente con la que posteriormente he mantenido una buena amistad, pero en este ha sido pleno el sentimiento de buen feeling.
Me siento orgulloso de haber contado con gente tan “maja”, que me han facilitado terriblemente las cosas, que me han hecho sentir cómodo desde el principio, y que han mostrado un especial interés en todo lo
que se ha impartido.
Me siento ahora como aquel Pancho de Verano Azul que cuando el verano llegaba a su fin, sentía como todos marchaban, a seguir con sus vidas, mientras él se quedaba en su pueblo a esperar, que con un poco de suerte, al año siguiente todos repitiesen vacaciones.
Sinceramente deseo que todos/as encuentren cuanto antes un trabajo que les permita desarrollar laboralmente lo que han aprendido (ya ha habido alguien que va a empezar a enfrentarse a estos retos informáticos en breve), y aunque la situación no es la mas idónea, tienen madera para mucho.
Gracias a (poned aqui vuestro nombre), han sido casi 5 meses de auténtico placer estar con vosotros.
Cuando veo que había gente que no tenía ni internet en casa, y ahora son usuarios/as asiduos de FACEBOOK, Twitter, WordPress, vienen a los bloggellones, a las reuniones de Twitters, y no se sienten extraños entre otros usuarios mas avanzados, me siento mas que orgulloso.
Yo siempre he dicho que gracias a enseñar, yo he aprendido mucho, y esta vez con mucha mas razón.

Me consta que en algunos casos se ha fomentado una sólida amistad que no se va a acabar el próximo viernes 3 de Abril, que seguirá fuerte.