669676665 gmolino@gmail.com

twitter

Leo y escucho a menudo a gente que trata de explicar el uso personal de Twitter. Algunos están a favor de usarlo libremente, otros quieren proclamar reglas para no hacerlo un ejercicio de ego, otros… Y yo me pregunto ¿que mas da como lo uses?.

Twitter es una herramienta, un servicio web con escasas limitaciones, sigues a quien te apetece, y te sigue quien quiere. Podrá ser que a quien sigas te aporte algo, te informe de acontecimientos, o simplemente te cuente su vida. Incluso quien haga todo eso a la vez. Yo no me planteo reglas. Tan pronto puedo twittear sobre un evento en el que estoy, como hago una recomendación musical, o cuento el calor que estoy pasando. No lo hago pensando en que el que me lea va suponerle un cambio de actitud, solo lo hago porque me apetece comunicarlo. Y punto.

Si a alguien no le gusta lo que yo hago tiene un botón para dejar de seguirme, es sencillo. Y no tomaré represalias por ello, faltaría mas. Entiendo que al final de todo esto se encuentran personas que nos comunicamos. Probablemente en un día de twitter sacaré mas cosas en claro de la gente que sigo, que en muchas conversaciones con amigos con los que también hablamos de cosas triviales.

Sería absurdo querer poner reglas al uso de twitter. En todo caso las reglas las puedes aplicar a determinadas cosas que nunca contarías a gritos. Si no quieres que algo lo sepa todo el mundo, no lo cuentes. Somos dueños de nuestro silencio.

En el caso de una cuenta empresarial, puede que las reglas cambien un poco. Al fin y al cabo no es una persona física quien se comunica, es una entidad con muchos mas condicionantes. En ese caso la propia empresa es la que debe poner los límites. Pero la primera regla es escuchar. Y sobre todo, no dejar de conversar con quien quiere hacerlo contigo.

En cualquier caso, se puede resumir el uso de twitter en una frase:

Se tu mismo, y disfruta