669676665 gmolino@gmail.com

nativosdigitales

Recuerdo que cuando era pequeño y algún alumno venía nuevo a clase, pasábamos días recopilando información de él. A través de lo que unos se enteraban por un lado, otros por otro y la mayoría se lo inventaba nos hacíamos una idea de quien era, de dónde provenía, si tenía hermanos o hermanas, etc. Todo eso ha cambiado… y mucho.

Mi hija se ha cambiado de colegio. Y este verano ha tenido un montón de peticiones nuevas de amistad en Tuenti, de los que serán este año sus nuevos compañeros y compañeras. A través de las listas del colegio, que publicaron antes de finalizar el curso, se enteraron de quienes eran los nuevos, supongo que los apuntarían (no creo que en papel, seguro que en sus móviles), los buscaron en Tuenti, y les mandaban peticiones de amistad con la excusa de que “en septiembre vendrás a mi clase”. Y me parece fenomenal, nadie se lo habrá enseñado, pero han sabido aprovechar lo que Internet les ofrece para enterarse con semanas de antelación que gustos, aficiones y otros datos tienen los que van a ser sus compañeros durante los próximos meses.

Habrán visto sus fotos, las fotos con sus amigos y amigas, y probablemente tendrán de antemano mucha mas información que cualquiera de nosotros en nuestros tiempos en muchos años lectivos. Y luego leo por ahí que en algunos paises quieren prohibir que las empresas investiguen los datos de los aspirantes a un puesto de trabajo a través de las redes sociales. Dentro de unos años, es muy probable que solo encontremos información a través de ellas.