669676665 gmolino@gmail.com

Ha sido una semana con muchas noticias con twitter como centro de la noticia.

La mas comentada, por supuesto, ha sido la referida al cantante David Bisbal, que twitteó algo que generó una de las avalanchas mas sonadas que se recuerden en twitter, y posiblemente la mas importante que ha sucedido en España.

Su mensaje en si, no contenía ninguna malicia, ni tan siquiera se puede considerar ofensivo. Pero no supo lidiar con la respuesta que tuvo después. Mal aconsejado o tal vez actuando con algo de miedo, optó por borrar el tweet que generó el uso de #turismobisbal por miles de usuarios. Y peor todavía fue su comentario acusando a la gente de que estaban insultando. Eso supuso la gota que colmó el vaso. Lo que vino después es sabido, y él no volvió a referirse al tema.

Para otra vez, David, lidia lo que te venga encima, responde, da la cara, defiéndete, explícate, lo que sea, pero no escondas la cabeza y acuses. Posiblemente hubiese durado mucho menos la chanza, y te hubiese reído con todos, y hasta te lo podías haber pasado bien.

Otro caso distinto es lo de Vigalondo. Su tweet desafortunado, supuso la condena de miles de tweeteros que no entendían la supuesta broma, y es que hay cosas con las que no se puede jugar. En este caso, él si que respondió, dio la cara, respondió a los que le incitaban, sin embargo su condena fue distinta. Fue cesado en su trabajo para El País. Él mismo ha reconocido el error, y ha aceptado el castigo.

No son comparables los casos. El de Bisbal era mucho mas banal, pero no supo gestionarlo. Vigalondo sin embargo aunque supo quebrar los embates, era demasiado grande para que las consecuencias no le sobrepasasen.

¿Que conclusiones se pueden sacar de estas cosas?. Posiblemente varias. La primera que tener miles o millones de seguidores en twitter conlleva una responsabilidad que a lo mejor no se detecta desde la perspectiva del que simplemente dice lo primero que se le pasa por la cabeza. Se puede decir lo que uno quiera, pero hay que atenerse  a las posibles consecuencias. La segunda que intentar esconder un error en estos tiempos, y por estos métodos es prácticamente imposible, y por lo tanto se queda peor si se pretende engañar a la gente. Y la tercera, y no menos importante, no es bueno estar por estar en estos sitios, asesórate, escucha, aprende, disfruta, y respeta a todo el mundo, están a un solo click de tí, para lo bueno y para lo malo.