669676665 gmolino@gmail.com

Ayer me contaban este caso:

La madre de un amigo se encuentra un Iphone en la parada del autobús, la mujer no entiende mucho de estas cosas, pero imagina que tiene valor, así que lo guarda para devolverlo. Mientras va a casa, el teléfono suena, pero ella no sabe cogerlo, así que espera a llegar a casa y hablarlo con sus hijos.

Cuando sus hijos lo ven, intentan acceder al mismo para ver si saben a quien pertenece, pero el teléfono tiene un código de seguridad que no conocen, por lo que no lo pueden usar. Deciden llevarlo a Orange que es la compañía que pone en el teléfono. Allí les dicen que no pueden facilitarle los datos del dueño porque la ley de protección de datos les impide acceder a esos datos. Tampoco Orange se lo puede quedar, porque tampoco pueden averiguar a quien pertenece.

Un poco mosqueados, van a la policía para devolverlo y a ver si pueden hacer algo, pero tampoco les solucionan nada, es mas, les aconsejan que se lo queden puesto que ellos no se lo pueden quedar por no poder localizar al dueño, y llevarlo a objetos perdidos es una tontería puesto que se podría quedar allí de por vida.

Es decir, puedes tener las mejores intenciones de devolver el teléfono a su dueño, que probablemente se habrá dado un buen disgusto, pero no hay nada que favorezca el favor. Si hay suerte y vuelve a llamar antes de que se agote la batería, a lo mejor vuelve con su dueño, pero probablemente éste esté pensando que un “jeta” se lo ha quedado y lo habrá puesto a parir…

En fin… ¿alguna sugerencia?