669676665 gmolino@gmail.com


Lo tenía claro antes, pero con las nuevas subidas lo voy a tener mas. Y lo digo yo, que desde que tenía 12 años, he ido comprando miles de discos y libros, y solía ir al cine cuando estaba a un precio asequible. Pero ya no.

Cuando descubrí Spotify, me di cuenta que era un error seguir acumulando cajas de discos cuando me impedían escucharlos en el momento que me apetecía, independientemente de donde me encontraba, además de que me solía bajar cosas que me apetecía escuchar (si, he sido un gran “emulero“). Así que me abrí una cuenta de pago, la de 5 euros mensuales, que me permite escuchar casi todo lo que tengo enlatado, y muchas cosas mas que raramente me compraría.

Algo parecido ha pasado con los libros, tras años de almacenar libros y libros, descubrí Kindle y un grandioso catálogo de libros gratis, o a precios asequibles. Me seguiré comprando aquellos que en edición de bolsillo me parezcan interesantes, y desde luego compraré en Amazon y similares los que encuentre a precios respetables. Y también bucearé por sitios que los permiten descargar libre y alegalmente.

Y las películas?, eso me va a costar menos adaptarme, porque ya casi no iba al cine, pero ahora, menos. Encontraré servicios de pago por visión a 2 euros, o “torrentearé” por ahi. Llevo años pensando que es un robo el precio de una entrada al cine. Con las nuevas subidas, el cine se convierte en un artículo de lujo. Pues para los que se lo puedan permitir.

Estoy seguro que van a volver a proliferar sitios de descargas de música, de libros y de películas, y me parece normal y hasta bien. La industria del entretenimiento y mas concretamente la de la música, los libros y las películas, lleva años equivocándose en el modelo de negocio. Pretenden seguir apostando por un modelo que está caduco y que tiene todas las pintas de desaparecer, aunque no se quieran dar cuenta. Yo no se cual será la solución, aunque tengo alguna idea, pero está muy lejos de que cada vez cueste mas dinero llegar a la cultura. Creo que todos estamos dispuestos a pagar por ella, pero de una manera lógica y sensata. Me duele ver que un disco cueste 20 euros o mas, o que un libro electrónico cueste el 75% de lo que cuesta su versión en papel, o una película en el cine lo mismo que un menú económico.

Y las nuevas medidas de subir los impuestos solo me hacen pensar que quien las pone pretende que cada vez lleguemos mas dificilmente a ella. Gran error.

Ya lo dijo Diógenes “La cultura es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad.”. Pues eso